En su búsqueda de la verdad, el sabio no debe quedar tentado por el facilismo de lo ya aceptado, ni por la originalidad de lo nuevo. Además, debe cuidarse con disciplina ascética para no caer seducido por la belleza estética de las simetrías expositivas. A veces, las formas deforman.