La palabra

No beberás el agua derramada
por la palabra » fuente «, ni del vino
cumplido en la bodega su destino
por la simple palabra pronunciada.

Semántica impostora. Señalada
la cosa por el signo que la nombra,
oculta se transforma, cual la sombra
que deja tras de si, desfigurada.

Piadosa en la humildad como en el culto,
dolosa en el engaño, emprendedora,
brutal en el poder y en el insulto,

sabe fingir amor cuando enamora.
La palabra parece cortesana,
pues a todo se presta y lo profana.